Artículo: “La misión de la Universidad”, por nuestro colegiado Manuel Alcántara, publicado en la Esquina Desnuda el día 14 de octubre de 2020

Artículo: “La misión de la Universidad”, por nuestro colegiado Manuel Alcántara, publicado en la Esquina Desnuda el día 14 de octubre de 2020

El Colegio Oficial de Ciencias Políticas y Sociología de Castilla y León le recomienda el artículo: “La misión de la Universidad”, por nuestro colegiado Manuel Alcántara, publicado en la Esquina Desnuda el día 14 de octubre de 2020.

“La misión de la Universidad”

Hace 90 años José Ortega y Gasset escribió un breve ensayo con ese título que azuzó a la indolente sociedad española. Uno de sus discípulos, Julián Marías, un cuarto de siglo más tarde, también redactó un opúsculo similar inspirado por su estancia en Estados Unidos. Ambos hacían patente la necesaria imbricación de la institución con el entorno en la que estaba inserta y se ponía el acento en la formación, la transmisión del conocimiento y la investigación. Estas ideas pilares se han ido recogiendo en los estatutos y en los planes estratégicos de las universidades hoy en día habiéndose ampliado a la transmisión crítica del saber, la innovación, la cooperación universitaria y la garantía de la dignidad personal, los derechos humanos, la no discriminación y el aumento de la calidad de vida.

Esta concepción humanista, científica y preñada de buenos propósitos en pro del rigor y de la excelencia que yo buscaba ansiosamente tras mis años en el erial universitario que era la Complutense en la década de 1970 se dio de bruces un par de lustros más tarde cuando en mi primera estancia en un campus estadounidense un gran colega, contemplando a un grupo de estudiantes saliendo de la cafetería camino del polideportivo, me dijo: “mira, esto es como un gran parque temático”. La boutade quedó allí, porque yo no hacía sino ensalzar la biblioteca de aquella Universidad, pero reconozco que la he recordado muchas veces.

La Covid-19 ha trastornado a la humanidad desde febrero pasado con implicaciones de sobra conocidas en numerosos aspectos. La relación salud-economía ha dominado desde el inicio la agenda de las medidas a emprender. Las universidades se han visto inmersas en el maremágnum por ser instituciones que acogen a poblaciones numerosas de lugares dispares, alta movilidad, contactos físicos permanentes y edades promedio en torno a los 20 años. Además, algunas están ubicadas en ciudades con las que mantienen una estrecha relación de fuerte dependencia. Cerrarlas no es posible pues supondría la ruina, dicen. Pero esa es una razón, lícita, que se debería vincular con la misión de la Universidad, de manera que, si esta fuera la de fomentar la vida social, el consumo, o proveer un clima solaz, la tesis de mi amigo gringo se vería perfectamente reafirmada.

Ello ha dado pie para que los responsables universitarios de Santiago, Granada o Salamanca hicieran causa común con las fuerzas vivas locales, poniendo de manifiesto cual es, en última instancia, su idea de la misión que tiene su institución. El rector de la última ha afirmado que “en la universidad los jóvenes conviven, aprenden de otras vivencias, comparten otras culturas y eso no se puede sustituir por nada”. ¿La Universidad no está para algo más que hacer vida social? ¿Por qué no enfatizar que si las clases se dan online la Universidad no se cierra? ¿No hay otros aspectos de su misión que está cumpliendo? ¿Lo relevante es que vengan consumidores estudiantiles para que llenen los bares y paguen los alquileres?

Fuente de información

0 Comentarios

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero para comentar esta entrada

Deja un comentario