Artículo: “Primarias en Uruguay: (casi) todo listo para octubre”, por Asbel Bohigues y Castellar Granados, publicado en Política Exterior el 5 de julio de 2019

Artículo: “Primarias en Uruguay: (casi) todo listo para octubre”, por Asbel Bohigues y Castellar Granados, publicado en Política Exterior el 5 de julio de 2019

Fuente: Imagen extraída de la Revista de Política Exterior

Desde el Colegio les recomendamos el artículo: “Primarias en Uruguay: (casi) todo listo para octubre”, por Asbel Bohigues y Castellar Granados, publicado en Política Exterior el 5 de julio de 2019

 

Primarias en Uruguay: (casi) todo listo para octubre

 

El domingo 30 de junio se celebraron en Uruguay las elecciones primarias para los comicios presidenciales del próximo 27 de octubre. En ellas se elegían a los candidatos a presidente de los tres principales partidos: Frente Amplio (FA), Partido Nacional (PN) y Partido Colorado (PC). Daniel Martínez, Luis Alberto Lacalle Pou y Ernesto Talvi serán, respectivamente, los candidatos. Una victoria esperada, un candidato resistente a newcomers (recién llegados) y un newcomer exitoso.

 

Con estos resultados comienza en Uruguay el ciclo electoral para renovar el Parlamento bicameral (Cámara y Senado) y la presidencia, que se cerrará con las elecciones municipales en mayo de 2020.

 

A diferencia de la elección nacional donde el voto sí es obligatorio, en la interna los electores pueden elegir si acudir o no a las urnas. Los partidos no solo tienen que convencer a los ciudadanos para que los voten, sino que deben también movilizar al elector. Así, en esta convocatoria, los uruguayos se presentaban ante una triple disyuntiva: ¿acudo a votar? ¿a qué partido? ¿a qué candidato? La participación finalmente fue del 38%, menor respecto a años anteriores pero mayor de lo previsto. La no obligatoriedad del voto coloca a los partidos en una competencia simbólica por ver quién tiene mayor capacidad.

 

Tradicionalmente, el FA ha obtenido menor caudal electoral en las internas que los dos partidos tradicionales con una competencia menos intensa. Ya en 2014, el PN obtuvo más votos que el oficialista FA, y el 30 de junio no cambió la tendencia (42% de los votos emitidos).

 

Las primarias, junto con la segunda vuelta (balotaje), se introdujeron como mecanismo de selección de candidatos presidenciales con la reforma constitucional de 1996. Hasta entonces operaba el Doble Voto Simultáneo (DVS), en el que el elector seleccionaba un partido, y dentro de éste a un candidato. Así cada partido podía acudir a las elecciones con varios candidatos a presidente.

 

La introducción de unas elecciones primarias abiertas, simultáneas y obligatorias para todos los partidos en Uruguay supuso que la disputa interna de los partidos por definir quién aspiraba a liderar el Ejecutivo se adelantara cuatro meses (junio frente a octubre), separada de las elecciones generales. Hablar de disputa interna no es casualidad; los partidos uruguayos no son partidos al uso. La legislación reconoce lemas y sublemas, esto es, partidos políticos y fracciones internas, estructurados a modo de coalición. Las corrientes o familias ideológicas informales de los partidos tienen reconocimiento legal en Uruguay. Cabe destacar en este punto que el DVS se mantiene para las elecciones legislativas, por lo que cada fracción de cada partido político sigue presentando sus propios candidatos. Las primarias serían así un mecanismo para hacer viable para los dirigentes de los partidos el acceso a los cargos de gobierno.

 

 

Frente Amplio

 

En al menos las dos últimas décadas ha habido tres nombres clave en el FA: Tabaré Vázquez, José Mujica y Danilo Astori. La principal novedad de las elecciones de este año es que ninguno de estos tres jerarcas estará en primera línea, a pesar de las insinuaciones acerca de una supuesta candidatura de Mujica.

 

Este partido ha sido el más calmado, pues casi desde el inicio presentó pocas incertidumbres. Ha habido armonía entre los cuatro precandidatos, que incluso protagonizaron actos conjuntos, lo que daba una sensación de cohesión y concordancia dentro del partido: Carolina Cosse (MPP), Mario Bergara (Banderas de Líber), Óscar Andrade (PCU) y Daniel Martínez (PS). Las encuestas daban como favorito indiscutible a Martínez, exintendente de Montevideo, seguido de lejos por Cosse. No ha habido errores en la predicción: Daniel Martínez obtuvo el 42% de los votos.

 

 

Partido Nacional

 

La dinámica interna del PN en las elecciones de los últimos años ha sido la centralidad de la competencia entre Luis Alberto Lacalle Pou (Herrerismo) y Jorge Larrañaga (Wilsonismo) y 2019 no ha sido la excepción. También ha habido otros precandidatos: Verónica Alonso, Enrique Antía, Carlos Iafilgiola y Juan Sartori. Éste último ha sido la novedad no solo en la interna del PN sino también en el panorama político uruguayo. El estilo de Sartori, empresario que regresó a Uruguay después de varios años en el extranjero, ha desafiado la manera tradicional de hacer política, con propuestas como el acceso gratuito a fármacos para jubilados de ser electo presidente. La irrupción de Sartori en el escenario político ha estado llena de polémica, llegando a ser señalado como difamador de fake news contra sus competidores en la interna del partido.

 

Las encuestas daban como favorito durante la campaña a Lacalle Pou; sin embargo, la sorpresa la protagonizó una vez más Sartori al ir creciendo en intención de voto a lo largo de los meses hasta llegar a situarse como segundo por encima del ya veterano Larrañaga. Finalmente Lacalle Pou disputará de nuevo la presidencia de Uruguay con el 53% de los votos en las internas del PN, como ya hizo en 2014. La candidatura newcomer de Sartori ha superado a Larrañaga, pero lejos de la primera posición (20%).

 

 

Partido Colorado

 

La colorada ha sido quizás la más competitiva de las elecciones internas de los partidos. El PC no escapa al fenómeno de los newcomers con la candidatura de Ernesto Talvi (Ciudadanos), economista y exasesor del Banco Central que desempeñó una labor importante en la crisis de 2002. No obstante, el ímpetu inicial de su precandidatura se vio eclipsado por el regreso de Julio María Sanguinetti a la primera línea. La candidatura del dos veces presidente (1985-1990 y 1995-2000) ha obtenido la atención por encima de las de José Amorín Batlle (Uruguay Batllista), Gustavo Zubía (Justicia para Todos) e incluso la del propio Talvi. Tras el retiro de Juan María Bordaberry de la vida política surge una nueva necesidad de renovación de liderazgos dentro del partido, dándose la paradoja de que la pugna por el liderazgo se haya debatido entre un candidato nuevo y un veterano de la política. El efecto Sanguinetti no fue tal el día de las primarias, como ya venían anunciando las encuestas, y Talvi se ha impuesto con el 53% de los votos.

 

 

Otros partidos en Uruguay

 

Otros partidos uruguayos no han celebrado unas primarias tan abiertas o simplemente no han tenido competencia al presentar candidatos únicos. El Partido Independiente sigue con Pablo Mieres al frente mientras que Gonzalo Abella sigue liderando Unidad Popular. Son dos los nuevos partidos liderados por outsiders en la contienda de 2019: el Partido de la Gente y Cabildo Abierto; el primero bajo el liderazgo de Edgardo Novick y el segundo con la candidatura del general Guido Manini Ríos, cesado por el presidente Tabaré Vázquez tras criticar la reforma de la Caja Militar y los procesos judiciales relacionados con la dictadura.

 

 

Escenario para octubre

 

Uruguay no escapa a las tendencias actuales de estrategias de campaña y liderazgos. El país se une a una larga lista de experiencias desafiantes que se enmarcan dentro de esta nueva etapa de transición e incertidumbre política que atravesamos. El sistema de partidos uruguayo, caracterizado por su alto grado de institucionalización y continuidad, se enfrenta al reto de la irrupción de nuevas figuras que, con proyectos diferentes, se han situado en el centro del escenario. La diversidad tanto de propuestas de outsiders como Manini Ríos y Edgardo Novick o newcomers como Juan Sartori y Ernesto Talvi abren nuevas disyuntivas a los electores orientales. La opción newcomer ha ganado en el PC; el eventual desafío será ver cómo lidia el partido con la nueva candidatura de Talvi. Ahora bien, está por ver el ímpetu que tenga en octubre, y cómo sea el desempeño de los outsiders Novick y Manini Ríos. Curiosamente o no, estos procesos y desafíos afectan a la oposición. El oficialismo de izquierdas del FA representa la candidatura de la gestión, con precandidatos que han ocupado cargos públicos en años recientes, desde la Intendencia de Montevideo, hasta ministerios y el Banco Central. Es quizá la mayor bandera que puede enarbolar quien lleva ya 15 años en el gobierno con mayorías absolutas en el legislativo.

 

Cabe hacer hincapié en un último aspecto: la presencia de únicamente dos precandidatas en la suma de los tres principales partidos, Carolina Cosse (FA) y Verónica Alonso (PN). La participación de la mujer en política es la asignatura pendiente de Uruguay. No habrá candidatas a la presidencia, eso es ya un hecho. El siguiente paso hasta las elecciones de octubre es la conformación de las fórmulas: decidir quién acompaña a los vencedores del domingo. ¿Habrá fórmulas paritarias? De momento Lacalle Pou anunció la misma noche a Beatriz Argimón como compañera.

 

Así se presenta el panorama para la la próxima elección nacional de octubre en Uruguay, donde por primera vez tras 15 años de gobiernos frenteamplistas ininterrumpidos, la oposición tendría opciones reales de disputarle la presidencia al oficialismo.

 

Fuente de información

1 Comentario

Deja un comentario